Oraciones en estilo indirecto

Introducción

El estilo indirecto reproduce las palabras de otra persona adaptando ciertas referencias temporales y locales del discurso original a la situación del hablante, por ejemplo los pronombres personales, los demostrativos, los posesivos, los tiempos verbales, y adverbios de lugar o de tiempo.

El estilo directo, en contraposición, reproduce de manera literal las palabras de otra persona en forma de cita, entre comillas (« »).

Ejemplo

Alicia se encuentra en una cafetería a su amigo Juan trabajando.
Alicia: «¡Hola, Juan! ¿Cómo va todo?»
Juan: «Hola, Alicia. Pues estoy estupendamente. He empezado a trabajar aquí hace una semana. ¿Vamos un día al cine?».

Días más tarde, Alicia llama por teléfono a una amiga y le cuenta lo ocurrido:
Alicia: «Hace unos días me encontré a Juan en una cafetería. Juan dijo que estaba estupendamente y que había empezado a trabajar allí hacía una semana. También me preguntó si íbamos un día al cine. ¡Menuda casualidad!»

Anuncio

De estilo directo a estilo indirecto

El estilo indirecto reproduce el mensaje de otra persona. Se caracteriza por introducir el mensaje que se reproduce con un verbo de habla seguido de las conjunciones que o si. El verbo de habla pone de manifiesto la intención del orador de transmitir lo que ha dicho otra persona.

Los verbos de habla más frecuentes son: decir, afirmar, contar, exclamar, explicar, etc.

Ejemplos:
Juan dijo que estaba estupendamente.
Juan me preguntó si íbamos un día al cine.

Para transformar un enunciado en estilo directo al estilo indirecto hay que adaptar las referencias temporales, locales y relacionales del discurso original:

  • adaptación de los pronombres personales: la 1ª persona se convierte en 3ª persona;
    Ejemplo:
    Juan: «(Yo) estoy estupendamente».
    → Juan dijo que (él) estaba estupendamente.
    Juan: «Me gusta mucho este trabajo».
    → Juan dijo que le gustaba mucho ese trabajo.
  • adaptación de los posesivos y demostrativos;
    Ejemplo:
    Juan: «¿Cómo está tu hermana Cecilia?»
    Juan me preguntó cómo estaba mi hermana Cecilia.
    Juan: «Me gusta mucho este trabajo».
    Juan dijo que le gustaba muchos ese trabajo.
  • adaptación de las referencias locales y temporales (ver más adelante);
    Ejemplo:
    Juan: «He empezado a trabajar aquí hace una semana».
    → Juan dijo que había empezado a trabajar allí hacía una semana.
  • adaptación del tiempo verbal (ver más adelante).
    Ejemplo:
    Juan: «Estoy estupendamente».
    → Juan dijo que estaba estupendamente.

Atención

En las oraciones enunciativas e interrogativas, si el verbo de habla está en presente o en pretérito perfecto, no es preciso realizar ninguna adaptación en el tiempo verbal del enunciado en estilo indirecto.

Ejemplo:
Juan dice que está estupendamente.
Juan ha dicho que está estupendamente.

Tampoco se cambia el tiempo verbal cuando el mensaje que se reproduce expresa una información de carácter científico o de validez constante.

Ejemplo:
«El Teide mide 3718 metros».
El profesor dijo que Teide mide 3718 metros.

Oraciones enunciativas en estilo indirecto

Las oraciones enunciativas en estilo indirecto van introducidas por un verbo de habla (decir, creer, exclamar, etc) seguido de la conjunción que.

Ejemplo:
Juan: «Estoy estupendamente».
→ Juan dijo que estaba estupendamente.

Oraciones imperativas en estilo indirecto

Las oraciones imperativas en estilo indirecto van introducidas por un verbo de habla (decir, pedir, exclamar, exigir, etc.) seguido de la conjunción que.

Si el verbo de habla en la oración en estilo indirecto está en presente o en presente perfecto, el tiempo verbal del enunciado pasa del imperativo al presente de subjuntivo.

Ejemplo:
Juan: «Vamos al cine un día de estos». (estilo directo en imperativo)
→ Juan me dice que vayamos al cine un día de estos. (presente de subjuntivo)
→ Juan me ha dicho que vayamos al cine un día de estos. (presente de subjuntivo)

Si el verbo de habla está en pasado, entonces el tiempo verbal del enunciado pasa del imeprativo al pretérito imperfecto de subjuntivo.

Ejemplo:
→ Juan me dijo que fuéramos al cine un día de estos. (pretérito imperfecto de subjuntivo)

Oraciones interrogativas en estilo indirecto

Las oraciones interrogativas en estilo indirecto no llevan signos de interrogación (¿ ?). Van introducidas por un verbo de habla (preguntar, sugerir, proponer, etc.) seguido de un pronombre o adverbio interrogativo o de la conjunción si.

Las oraciones interrogativas parciales se construyen originalmente con un pronombre o adverbio interrogativo. En estilo indirecto, conservan el pronombre o adverbio interrogativo.

Ejemplo:
Yo: «Cómo estás?».
→Yo le pregunté a Juan cómo estaba.

Las oraciones interrogativas totales se responden con o no. En estilo indirecto se introducen con la conjunción si.

Ejemplo:
Juan: «¿Vamos un día al cine?».
→ Juan preguntó si íbamos un día al cine.

Oraciones interrogativas indirectas

En español también es posible formular oraciones interrogativas indirectas sin que el mensaje provenga de otro orador. Se trata generalmente de preguntas que se hace el sujeto a sí mismo.

Ejemplo:
Me pregunto cuánto tiempo llevamos Juan y yo sin vernos.

Adaptación del tiempo verbal

  • Cuando el verbo de habla está en presente, futuro o pretérito perfecto (él cuenta, él contará, él ha contado), el tiempo verbal de la oración en estilo indirecto no se ve afectado. Sin embargo, sigue siendo necesario adaptar la persona del verbo, que pasa de ser la 1ª a ser la 3ª.
Ejemplo:
Juan: «Estoy estupendamente». (presente)
→ Juan dice que está estupendamente. (presente)
  • Cuando el verbo de habla está en pretérito indefinido, imperfecto o pluscuamperfecto (él contó, él contaba, él había contado), el tiempo verbal de la oración en estilo indirecto debe retroceder correlativamente en el tiempo según muestra la tabla.
Ejemplo:
Juan: «Empecé la semana pasada».
→Juan dijo que había empezado la semana anterior. (pretérito indefinido → pretérito pluscuamperfecto)
  • Esta tabla muestra la equivalencia de tiempos verbales para los enunciados que se formulan en estilo indirecto tomando como referencia el tiempo verbal del enunciado original en estilo directo.
Estilo directo Estilo indirecto Ejemplos
Presente Pretérito imperfecto

«Estoy estupendamente».

→ Juan dijo que estaba estupendamente.

Pretérito indefinido Pretérito pluscuamperfecto

«He empezado la semana pasada».

→ Juan dijo que había empezado la semana anterior.

Pretérito perfecto
Pretérito pluscuamperfecto
Pretérito imperfecto Pretérito imperfecto

«El helado estaba muy rico».

→ Andrea dijo que el helado estaba muy rico.

Futuro simple Condicional simple

«Avisaré a Marina».

→ Andrea que avisaría a Marina.

Condicional simple
Futuro compuesto Condicional compuesto

«Habré perdido el monedero».

→ Andrea dijo que habría perdido el monedero.

Condicional compuesto
Imperativo Pretérito imperfecto de subjuntivo

«Quedemos algun día».

→ Juan sugirió que quedaran algún día.

Presente de subjuntivo
Pretérito imperfecto de subjuntivo
Pretérito perfecto de subjuntivo Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo

«Quizá haya olvidado el monedero en casa».

→ Andrea pensó que quizá hubiera/hubiese olvidado el monedero en casa.

Adaptación de las referencias locales y temporales

Todas las indicaciones temporales y locales que se hacen en estilo directo deben adaptarse cuando se reproduce el mensaje en estilo indirecto. La tabla siguiente muestra la transformación que sufren las fórmulas de uso más frecuente en español.

Ejemplo:
Juan: «Empecé a trabajar aquí la semana pasada».
→ Juan dice que empezó a trabajar allí la semana anterior.
Estilo directo Estilo indirecto
hoy aquel día
ahora entonces
ayer el día anterior
la semana pasada la semana anterior
el próximo año al año siguiente
mañana al día siguiente
aquí allí
este/a … aquello/a …