Oraciones condicionales

Introducción

Las oraciones condicionales se componen de una oración principal y de una oración subordinada, donde la subordinada manifiesta la condición que ha de cumplirse para que se ocurra lo que enuncia la oración principal. La oración subordinada va encabezada por la conjunción si.

En este apartado encontrarás una explicación clara y completa sobre cada tipo de oración condicional que existe en español, así como indicaciones acerca de los tiempos verbales en los que deben construirse los enunciados. En la sección de ejercicios puedes poner a prueba lo que has aprendido.

Ejemplo

Mamá: «Marcos, hoy voy a hacer un pastel, ¿me ayudas?»

Marcos: «Si tengo tiempo esta tarde, te ayudo.»

Mamá: «Marcos, puedes ayudarme a hacer un pastel?»

Marcos: «Si tuviese tiempo, te ayudaría. Pero tengo que hacer los deberes»

Mamá: «El pastel está listo. ¡Me dijiste que querías ayudarme!»

Marcos: «Si hubiese tenido tiempo, te habría ayudado. Pero tenía que hacer los deberes.»

Tipos de oraciones condicionales

En español se distinguen tres tipos de oraciones condicionales dependiendo de si la oración subordinada manifiesta posibilidad, probabilidad o irrealidad. Así, pueden ser: reales, potenciales o irreales. Esta clasificación se plasma en la construcción de los enunciados, pues en cada caso debe usarse una combinación de tiempos verbales diferente.

Oraciones condicionales posibles o reales

Las oraciones condicionales posibles o reales presentan un escenario que es posible que algo ocurra si se satisface una condición. La oración subordinada (si…) plantea la condición y la principal lo que esta hace posible.

La oración subordinada siempre va en presente de indicativo, mientras que la oración principal puede aparecer en presente o futuro de indicativo.

Ejemplo:
Si tengo tiempo, te ayudo.
Si tengo tiempo, te ayudaré.

Oraciones condicionales improbables o imaginarias

Las oraciones condicionales improbables o imaginarias plantean un escenario imaginario o hipotético que no se considera probable que pueda tener lugar. La oración subordinada (si…) presenta la condición que no se da y la oración principal lo que esta haría posible.

La oración subordinada se conjuga en imperfecto de subjuntivo y la oración principal en condicional.

Ejemplo:
Si tuviera/tuviese tiempo, te ayudaría.

Nota

Las oraciones condicionales improbables o imaginarias se refieren a sucesos del presente o del futuro que no se consideran probables que ocurran.

Ejemplo:
Si tuviera tiempo mañana, te ayudaría.

Oraciones condicionales imposibles o irreales

Las oraciones condicionales imposibles o irreales pueden tener dos sentidos:

  • si la oración es afirmativa, se refieren a un escenario pasado que, finalmente, no tuvo lugar;
  • si la oración es negativa, manifiestan una situación que sí ha ocurrido y que tuvo una consecuencia indeseada. La situación que describen en cualquier caso es irreal y se conjugan en subjuntivo.

La oración subordinada se conjuga en pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo, y la oración principal en condicional compuesto de indicativo o en pluscuamperfecto de subjuntivo.

Ejemplo:
Si hubiera/hubiese tenido tiempo, te habría/hubiera/hubiese ayudado. (No tuvo tiempo)
Si no hubiera/hubiese tenido tiempo, no te habría/hubiera/hubiese ayudado. (Sí tuvo tiempo)

Puntuación de las oraciones condicionales

Cuando la partícula si aparece después de la oración principal, entonces no hay que separar las oraciones mediante una coma. Si la oración subordinada aparece en primer lugar, entonces la coma es obligatoria.

Ejemplo:
Te ayudaré si tengo tiempo.→ Si tengo tiempo, te ayudaré.
Te ayudaría si tuviera tiempo.→ Si tuviera tiempo, te ayudaría.
Te habría ayudado si hubiese tenido tiempo. → Si hubiese tenido tiempo, te habría ayudado.