Los verbos reflexivos en español

Introducción

Los verbos reflexivos, tradicionalmente conocidos como verbos pronominales, se conjugan en todas sus formas con un pronombre reflexivo que siempre ha de concordar con el sujeto en persona y número: (yo) me, (tú) te, (él/ella) se, (nosotros/-as) nos, (vosotros/-as) os, (ellos/-as) se.

En este apartado te explicamos cómo reconocer y conjugar los verbos reflexivos en español y dónde colocar el pronombre reflexivo en cada caso. En la sección de ejercicios puedes poner a prueba lo que has aprendido afianzar así tus conocimientos.

Ejemplo

La abuela de Lucía se tiñe el pelo en casa una vez al mes. Cada semana se corta las puntas y a diario se peina como una verdadera profesional. Siempre se mira en el espejo mientras utiliza el secador y sabe realmente cómo conseguir el mejor resultado con su cabello.

Anuncio

Conjugación

Para conjugar un verbo reflexivo se combina siempre el verbo con el pronombre reflexivo correspondiente, que lo precede.

peinarse
yo me peino
te peinas
él/ella/usted se peina
nosotros nos peinamos
vosotros os peináis
ellos/ustedes se peinan

Posición de los pronombres reflexivos

Los pronombres reflexivos se sitúan:

  • delante de un verbo en cualquiera de sus formas personales;
    Ejemplo:
    La abuela se peina.
  • delante del imperativo en forma negativa y a continuación del imperativo afirmativo;
    Ejemplo:
    ¡No te peines!
    ¡Péinate!
  • directamente antes de una perífrasis verbal o detrás del infinitivo de la misma.
    Ejemplo:
    Ella se va a peinar.
    Ella va a peinarse.

    En la fórmula estar + gerundio, el pronombre puede también ir antes o después.

    Ejemplo:
    Ella se está peinando.
    Ella está peinándose.

Uso

Los verbos reflexivos indican que el sujeto lleva a cabo una acción que recae sobre sí mismo. Por esta razón, el pronombre reflexivo debe concordar siempre con el sujeto en persona y número.

Ejemplo:
La abuela de Lucía se tiñe el pelo en casa una vez al mes.
Cada semana se corta las puntas.
A diario se peina como una verdadera profesional.
Siempre se mira en el espejo mientras utiliza el secador.

Verbos siempre reflexivos

Algunos verbos van acompañados necesariamene por un pronombre reflexivo. Los más frecuentes en español son: acurrucarse, adentrarse, adormilarse, adueñarse, amodorrarse, antojarse, arremolinarse, arrepentirse, desinteresarse, dignarse, suicidarse.

Ejemplo:
El gato se acurruca al sol en el balcón.
Las hojas secas se arremolinan en las aceras.

Con y sin pronombre reflexivo

Algunos verbos pueden emplearse con o sin pronombre reflexivo. Si el sujeto no realiza la acción sobre sí mismo sino sobre otra persona, entonces el verbo ya no es reflexivo.

Ejemplo:
La abuela se tiñe el pelo. (reflexivo)
La abuela le tiñe el pelo a Lucía. (no reflexivo)

En algunas ocasiones, un verbo en la forma reflexiva porta un significado distinto con respecto al mismo verbo sin pronombre reflexivo. Esta tabla reúne algunos ejemplos de verbos que pueden funcionar con o sin pronombre reflexivo.

verbo significadoejemplo
encontrar(se) reflexivo sentirse Me encuentro un poco mareada.
no reflexivo hallar No encuentro mi paraguas.
ir(se) reflexivo abandonar un lugar Nos vamos inmediatamente.
no reflexivo dirigirse a un lugar Vamos de vacaciones a Perú.
levantar(se) reflexivo salir de la cama Siempre me levanto a la misma hora.
no reflexivo alzar Levanta la alfombra mientras paso la fregona.
llamar(se) reflexivo tener un nombre Me llamo Guillermo del Toro.
no reflexivo establecer comunicación No llamarán hasta las seis.
meter(se) reflexivo incordiar Sus primos se meten con todo el mundo.
no reflexivo introducir Mete las tijeras en el cajón, por favor.
negar(se) reflexivo oponerse Los alumnos se niegan a ir al colegio los sábados.
no reflexivo desmentir El testigo negó todo lo ocurrido.
ocupar(se) reflexivo dar que hacer Nuestro equipo se ocupa de las ventas internacionales.
no reflexivo llenar un espacio La ropa de invierno ocupa todo el armario.
perder(se) reflexivo no hallar camino Nos perdimos en el bosque durante varias horas.
no reflexivo extraviar Yo perdí una vez las llaves de la oficina.
poner(se) reflexivo adoptar una posición Cuando no duermo bien me pongo de mal humor.
no reflexivo colocar Ponme una tirita en esa herida.
referir(se) reflexivo tratar Este libro se refiere a la guerra civil.
no reflexivo dar a conocer Nadie refirió ejemplos concretos.
retirar(se) reflexivo irse a dormir Los invitados se retiraron después de la cena.
no reflexivo apartar Retiraron ese producto del mercado hace meses.
reunir(se) reflexivo congregar La Junta Directiva se reúne en el salón de actos.
no reflexivo juntar Este candidato no reúne las cualificaciones necesarias.
sentar(se) reflexivo apoyarse sobre un banco o silla Siéntate y abróchate el cinturón.
no reflexivo hacer efecto en la salud o en el cuerpo Le sentó mal el batido de frutas.
volver(se) reflexivo cambiar el carácter Todo el mundo se vuelve impaciente.
no reflexivo regresar Volvemos a casa el martes por la noche.

Verbos recíprocos

También existen los verbos recíprocos: se trata de verbos reflexivos cuyo sujeto son dos o más personas o cosas que ejercen una acción que afecta a todas ellas. Los verbos recíprocos solo se conjugan en las personas del plural y nunca en singular.

La diferencia entre los verbos recíprocos y los verbos reflexivos convencionales que se usan en plural es que el verbo recíproco aporta el sentido de «entre sí»; es decir, todas las personas del sujeto ejecutan la acción y se ven afectadas por ella de manera conjunta.

Los verbos recíprocos más comunes en español son: ayudarse, conocerse, entenderse, pelearse, reñirse, separarse, telefonearse.

Ejemplo:
verbo recíproco → Lucía y su abuela se entienden a la perfección. (entre ellas)