Los verbos reflexivos en español

Introducción

Los verbos reflexivos se conjugan en todas sus formas con un pronombre reflexivo que siempre ha de concordar con el sujeto en persona y número: (yo) me, (tú) te, (él/ella) se, (nosotros) nos, (vosotros) os, (ellos) se.

En este apartado te explicamos cómo reconocer y conjugar los verbos reflexivos en español y dónde colocar el pronombre reflexivo en cada caso. En la sección de ejercicios puedes poner a prueba lo que has aprendido.

Example

La abuela de Lucía se tiñe el pelo en casa una vez al mes. Cada semana se corta las puntas y a diario se peina como una verdadera profesional. Siempre se mira en el espejo mientras utiliza el secador y sabe realmente cómo conseguir el mejor resultado con su cabello.

Uso

Los verbos reflexivos indican que alguien, el sujeto, lleva a cabo una acción que recae sobre sí mismo. Por esta razón, el pronombre reflexivo debe concordar siempre con el sujeto en persona y número.

Ejemplo:
La abuela de Lucía se tiñe el pelo en casa una vez al mes.
Cada semana se corta las puntas.
A diario se peina como una verdadera profesional.
Siempre se mira en el espejo mientras utiliza el secador.

Los verbos que pudiendo formarse con un pronombre reflexivo, en ciertos enunciados no lo hacen, se convierten en verbos transitivos, donde la acción que lleva a cabo el sujeto recae, esta vez, sobre un tercero.

Ejemplo:
Lucía le tiñe/corta/peina el pelo.

Conjugación

El verbo se combina siempre con el pronombre reflexivo correspondiente, que lo precede.

peinarse
yo me peino
te peinas
él/ella/usted se peina
nosotros nos peinamos
vosotros os peináis
ellos/ustedes se peinan


Posición de los pronombres reflexivos

Los pronombres reflexivos se sitúan:

  • delante de un verbo en cualquiera de sus formas personales;
    Ejemplo:
    La abuela se peina.
  • delante del imperativo en forma negativa y a continuación del imperativo afirmativo;
    Ejemplo:
    ¡No te peines!
    ¡Péinate!
  • directamente antes de una perífrasis verbal o detrás del infinitivo de la misma;
    Ejemplo:
    Ella va a peinarse.
    Ella se va a peinar.
  • directamente detrás del gerundio. En la fórmula estar + gerundio, el pronombre puede ir antes o después del verbo.
    Ejemplo:
    Ella está peinándose.
    Ella se está peinando.

Verbos reflexivos y no reflexivos con cambio de significado

Algunos verbos pueden emplearse con o sin pronombre reflexivo, conllevando a veces un cambio de significado:

Forma no reflexivaForma reflexiva
aburrir aburrirse
acercar acercarse
acostar acostarse
apagar apagarse
encender encenderse
encontrar encontrarse
ir irse
levantar levantarse
llamar llamarse
meter meterse en
meterse con
negar negarse
ocupar ocuparse
perder perderse
poner ponerse + adj.
preocupar preocuparse
referir referirse
retirar retirarse
reunir reunirse
sentar sentarse
volver volverse
volverse + adj.

Verbos recíprocos

También existen los verbos recíprocos: se trata de verbos transitivos cuyo sujeto son dos o más personas o cosas, que ejercen una acción sobre los demás y a su vez la reciben ellos. Los verbos recíprocos solo se conjugan en las personas del plural y nunca en singular.

Ejemplo:
Lucía y su abuela se entienden a la perfección.

Los verbos recíprocos más comunes en español son:

ayudarse
conocerse
pelearse
reñirse
separarse
telefonearse

Verbos pronominales

Los verbos reflexivos que no pueden existir sin el pronombre reflexivo se conocen también como verbos pronominales. Los más frecuentes son:

acurrucarse
adentrarse
adormilarse
adueñarse
amodorrarse
antojarse
arremolinarse
arrepentirse
desinteresarse
dignarse
suicidarse

Mostrar los comentarios »

Escríbenos tu comentario