Derivación apreciativa

Introducción

La derivación apreciativa se realiza mediante sufijos que añadidos a una palabra expresan una valoración afectiva positiva o negativa hacia las personas o cosas.

Esta casucha no me gusta. Estoy más agustito en la nuestra aunque sea un pelín más pequeña. Además está muy deteriorada y nosotros somos muy manazas para poder arreglarla.

Anuncio

Formación

A continuación explicaremos algunas nociones básica y las reglas a tener en cuenta para realizar una derivación:

  • Los sufijos pueden alterar el género de la palabra.
    Ejemplo:
    la película → el peliculón
  • No se puede añadir más de un sufijo a una palabra
    Ejemplo:
    casa → casita (incorrecto: casitataza)
  • Si la palabra termina con una sílaba átona, se suprime la última vocal para añadir el sufijo. En cambio, si la palabra termina en vocal tónica, entonces añadiremos antes del sufijo la letra -c. Aún así existen algunas excepciones como coche → cochecito.
    Ejemplo:
    mesa → mesita
    camión → camióncito
  • En general la derivación apreciativa suele aparecer junto a nombres y adjetivos.
    Ejemplo:
    vaso → vasito
    lleno → llenito
  • Es menos habitual derivar adverbios, interjecciones o cuantificadores.
    Ejemplo:
    prontito (adverbio)
    ojito (interjección)
    poquito (cuantificador)
  • En Latinoamérica se admiten sufijos apreciativos en palabras que no admite el castellano como en adverbios o pronombres y determinantes demostrativos, posesivos y numerales.
    Ejemplo:
    ahora → ahorita
    cuatro → cuatrito

Tipos de derivación

Diminutivos

Este tipo de sufijos otorgan a la palabra el significado de pequeño, que tiene poca importancia (despreciativo) o un matiz de cariño o afecto (apreciativo). Normalmente se añaden a nombres y adjetivos y rara vez a adverbios (por ejemplo: ahorita). Los más frecuentes son:

  • -ito/-ita: es el más común.
    Ejemplo:
    agusto → agustito
    casa → casita
  • -illo/-illa: uso más frecuente en España, especialmente en Andalucía.
    Ejemplo:
    chico → chiquillo (la letra ‘c’ pasa a ‘qu’ para matener la misma pronunciación)
  • -ico/-ica: uso en la parte oriental de España y en países caribeños para evitar la cacofonía cuando la última sílaba de la palabra comienza por t. Podemos encontrar además la variación -cico/-cica.
    Ejemplo:
    gato → gatico (en vez de ‘gatito’)
    calor → calorcico
  • -ete/-eta: es propio de la zona mediterránea y tiene un uso más informal.
    Ejemplo:
    amigo → amiguete (se añade la letra ‘u’ para matener la misma pronunciación)
    casa → caseta
  • -ín/-ina: tiene un uso más exclamativo que -ito/-ita.
    Ejemplo:
    pelo → pelín
  • -uco/-uca: suele denotar cariño.
    Ejemplo:
    casa → casuca
  • -uelo/-uela: se utiliza fundamentalmente en España y como variación encontramos los sufijos -ezuelo/-ezuela.
    Ejemplo:
    pícaro → picaruelo
    landrón → ladronzuelo
  • -iño/-iña: propio de regiones del norte de España, principalmente Galicia.
    Ejemplo:
    pobre → pobriño
  • -izno/-izna: suele cambiar la vocal de la raíz.
    Ejemplo:
    lluvia → llovizna

Aumentativos

Al contrario que los diminutivos este tipo de sufijos otorgan a la palabra el significado de grande, que tiene mucha importancia o denota intensificación. Normalmente se añaden a nombres y adjetivos y rara vez se usan como derivación apreciativa. Los más frecuentes son:

  • -ón/-ona: estos sufijos aumentativos se usan frecuentemente.
    Ejemplo:
    patada → patadón
    triste → tristona
  • -azo/-aza: también se utilizan habitualmente así como sus variantes -tazo/-taza o -azas para sustantivos que se refieren a personas.
    Ejemplo:
    golpe → golpazo / golpetazo
    boca → bocazas
  • -ote/-ota: se utiliza principalmente junto a nombres y adjetivos aplicados a personas y sus variantes son -zote/-zota. Aunque tenga una valor despectivo, este sufijo atenua dicho significado indicando condescendencia o comprensión.
    Ejemplo:
    feo → feote
    amiga → amigota
    camión → camionzote
  • -aco/-aca: se usa fundamentalmente en España y tiene un cierto carácter peyorativo.
    Ejemplo:
    libro → libraco
    tonta → tontaca

Despectivos

Estos sufijos otorgan un significado negativo, irónico o desprecio que se utilizan en nombres y adjetivos. Los más frecuentes son:

  • -ucho/-ucha:
    Ejemplo:
    médico → medicucho
    casa → casucha
  • -aco/-aca:
    Ejemplo:
    tipo → tiparraco
  • -acho/-acha:
    Ejemplo:
    amiga → amigacha
  • -ajo/-ejo/-aja:
    Ejemplo:
    pequeña → pequeñaja
  • -ato/-ata:
    Ejemplo:
    ciego → cegato (para facilitar la pronunciación se suprime la ‘i’ del diptongo)
  • -ango/-engo/-anga:
    Ejemplo:
    frito → fritanga
  • -orro/-orra:
    Ejemplo:
    caliente → calentorro (para facilitar la pronunciación se suprime la ‘i’ del diptongo)
  • -orrio:
    Ejemplo:
    boda → bodorrio
  • -ute:
    Ejemplo:
    francés → franchute
  • -ales:
    Ejemplo:
    viejo → viejales