Los indefinidos en español

Introducción

Los determinantes y pronombres indefinidos indican una cantidad o identidad de manera indeterminada o imprecisa, como algo, alguno, varios, alguien, nadie, otro, cualquier(a), poco, bastante etc.

Ejemplo:
¿Puedes hacer algo por mí? (general, vago)
(algo más concreto sería, por ejemplo: ¿Puedes lavarme el coche?)

En este apartado conocerás los determinantes y pronombres indefinidos de uso más frecuente en español y aprenderás a emplearos correctamente en función de las variaciones que admitan. Practica lo que has aprendido en la sección de ejercicios.

Ejemplo

Antes, a Sandra le encantaba ir a la peluquería. Le gustaba que cualquiera le cortase el pelo. Cualquiera podía cortarle el pelo. Cada corte de pelo era diferente y todos los cortes le parecían fantásticos.

Pero algunas veces los peluqueros no acertaban con el corte de pelo. Todo el mundo se reía de ella y muchos le decían que le quedaba fatal. Al principio Sandra no decía nada, pero ahora no deja que nadie vuelva a tocarle el pelo.

Ahora es ella la que se corta el pelo. De hecho, ha descubierto que le encanta probar varias técnicas de peinarse el cabello.

Anuncio

Determinantes indefinidos

Los determinantes indefinidos siempre preceden a un sustantivo con el que concuerdan en género y número: algún, alguna, algunos, algunas, cierto, cierta, ciertos, ciertas, todo, toda, todos, todos, poco, poca, pocos, pocas, etc.

Ejemplo:
Le encanta probar varias técnicas de peinarse el cabello.
Todos los cortes le parecían fantásticos.
Algunas veces los peluqueros no acertaban con el corte de pelo.
Todo el mundo se reía de ella.

Algunos determinantes indefinidos son invariables: cada, cualquier.

Ejemplo:
Cada corte de pelo era diferente./Cada persona es diferente.
Le gustaba cualquier corte de pelo./Corta el pelo a cualquier persona.

Pronombres indefinidos

Los pronombres indefinidos no van acompañados del sustantivo al que hacen referencia, pero, por lo general, concuerdan con él en género y número: todo, alguno, mucho, ninguno, entre otros.

Ejemplo:
Muchos le decían que le quedaba fatal.
Muchas le decían que le quedaba fatal.

Algunos pronombres indefinidos no varían, sea cual sea el género o número del sustantivo de referencia: nada, nadie, cualquiera, algo.

Ejemplo:
Cualquiera pudo cortarle el pelo.
Ahora nadie puede tocarle el pelo.
Al principio Sandra no decía nada.

Casos particulares

Todo

Todo va acompañado de un artículo definido que también concuerda en género y número con el sustantivo al que preceden.

Ejemplo:
Todos los clientes están satisfechos.

Con los marcadores temporales, el uso del singular o el plural altera el significado de la expresión.

  • todo el/toda la → el total …
    Ejemplo:
    Pasó todo el día en la peluquería. (el día entero)
  • todos los/todas las → cada...
    Ejemplo:
    Todos los días fue a la peluquería. (cada día)

Otro

Otro no puede ir precedido de un artículo indefinido, pero sí de un artículo definido, un posesivo, o algunos pronombres indefinidos.

Ejemplo:
Fue a otra peluquería.
El otro corte del pelo me parece más interesante.
Mi otra hermana vive en Valencia.
No se le ocurre ninguna otra opción que cortarse el pelo ella misma.

Cada y cualquier

Ambos pronombres, cada y cualquier, aportan el significado de totalidad de un conjunto: todas las personas o cosas. Ambos son invariables en masculino, femenino, singular y plural. Sin embargo, aportan un sentido distinto.

  • Para referirse los elementos que componen el conjunto de forma individualizada se emplea cada + sustantivo.
    Ejemplo:
    Cada peluquero en la ciudad la conocía.
    Cada corte de pelo era diferente.
  • Para referirse a los elementos que componen el conjunto subrayando que no importa cuál se emplea cualquier + sustantivo.
    Ejemplo:
    Cualquier persona podía cortarle el pelo.
    Probó cualquier corte de pelo.

La doble negación

En las oraciones negativas, los pronombres indefinidos nada, nadie, ningún (ninguno), requieren además la negación del verbo (con el adverbio no) si aparecen tras él en la oración.

Ejemplo:
No le corta nadie el pelo. (Pero: Nadie le corta el pelo.)
No le gusta nada. (Nada le gusta.)
No le corta el pelo ningún peluquero. (Pero: Ningún peluquero le corta el pelo.)

En ciertas ocasiones hay que introducir una oración de relativo al pasar de la frase negativa a la doble negación.

Ejemplo:
Nadie puede tocarle el pelo. → No deja que nadie le toque el pelo.